ANDRÉ GORZ


Me acabo de enterar de la muerte de este filosofo y la verdad de todas las verdades es que estoi conmovido...

No me interesa tanto su obra, que admiro, pero si me llama mucho la atención algo. El amor por su esposa D.

Si te mueres, estoy muerto
Así escribió en su ultimo libro que dedico a su compañera. Mas adelante escribe:

Tú vas a cumplir 82 años. Has menguado seis centímetros, no pesas más de 45 kilos y aún eres bella, graciosa y deseable. Hace 58 años que vivimos juntos y te amo más que nunca. Siento de nuevo en lo más profundo de mi pecho un vacío devorador que sólo puede calmar el calor de tu cuerpo contra el mío…
Su esposa tenia una enfermedad degenerativa hasta donde sé...

Pienso en la necesidad que tenia él de vivir porque ella estaba y de ella porque él vivía... Qué lindo saber que a los 84 años, aún se puede amar... (la palabra es gigantesca, pero me atrevo a escribirla).

Sí tú te mueres, yo estoy muerto
Es como si se dijera: "No necesito la vida sin tu vida".... Como si se preguntara, "¿existe la vida sin ti?" y automáticamente se responde que NO.

No quiero vivir si no estas...

Los encontraron muertos a los dos juntitos en su casa.
Nos gustaría no sobrevivir a la muerte del otro. Nos hemos dicho muchas veces que si tuviésemos que vivir otra vida, querríamos vivirla juntos, siempre juntos...

0 comentarios:

Simpleza y Libertad...