El Aire Triste


Nadie sabe porqué. Nadie lo sabe.
Y yo menos que nadie.
Pero hay un aire triste por el mundo.
¿Será el aliento de los muertos
que sube desde donde la ceniza
quiebra su gris oscuro por la tierra?
¿Será el pecado de los asesinos,
más sucio que ese humo
que se desprende de las chimeneas?
¿O el terror de los hombres solitarios
al caminar de noche por las calles?
¿La mirada que sale sin destino
de amor, sin esperanza
de la otra mirada que la encuentre?
Todo en el aire, todo como revolando
sobre un mundo intranquilo y desvelado.
Porque hay un aire triste por el mundo
que nadie sabe bien qué es, pero que existe
para apagar el fuego de las almas
que quisieran vivir a pesar de la muerte.

Eugenio Florit

1 comentarios:

Daniela dijo...

hay que plantar un árbol... y estar contento :)


un abrazo,
abríguese que comenzó el frío.

Simpleza y Libertad...