Fragilidad

Es una responsabilidad difícil de cargar. No cabe en los bolsillos y es muy pequeña para llevarla en la mochila. Por ejemplo, la soledad es mas llevadera porque es algo personal. La combinación de las dos es mortal, como un mal experimento alquímico. Siempre algo explota y manda todo a la mierda.
Si a mi me dieran a elegir entre las dos, prefiero la soledad mil veces. Ahora, si tuviera que renunciar a una de ellas seria de la fragilidad.

El problema es serio, piénsenlo o mejor dicho, piénsalo desocupado lector. Imagina, se cae una luna y te da en medio de la frente, entre millones de seres humanos y te pega justo a ti. No es un tema de suerte o azar como prefiero llamarlo, porque si una luna cae no te puede dar en la frente. La luna es figurativa. Pero te pega a ti y te desarma. Te conviertes en millones de pedazos y ni cuenta diste.

Yo junto con mi escepticismo no cargo nada mas. Mochilas ya no uso. Pero sabemos que el que escribe se disfraza todo el tiempo. Por eso es que no hay literatura que hable de la fragilidad. O no mucha literatura.

¿Y porque no disfrazarnos si lo podemos hacer? Es lo natural. Si eso de andar con un cartelito pegado que dice frágil solo es parte de las cajas o de las propagandas de televisión. Aun asi no hablo de la fragilidad fisica solamente -¿sabias que hay modelos matematicos para calcular la fragilidad?-. Eso seria muy elemental. Hablo tambien de la fragilidad de todo. Por ejemplo, hoi te deseo, mañana no; o ¿me recordaras de acá a un año?.

Yo por eso cambiaria sin dudar mi fragilidad, no soi bueno con los disfraces y el azar tampoco me acompaña en mis manos de poker.

Como el buda del restorant chino estoi hecho de ceramica y lo peor es que lo lo confieso. No miento y por eso no puedo creer en tu dios sordo-ciego-mudo.

0 comentarios:

Simpleza y Libertad...