Dulzura

El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres
mantiene con perfecta dulzura la independencia de la soledad.
Ralph Waldo Emerson

Como no hacernos falta eso, sobretodo en los momentos de silencio en que estamos solos con nuestros pensamientos. Ademas, hay que admitirlo, combina muy bien con los mates amargos.

Pero el paladar no debe acostumbrarse, esa adiccion es peligrosa, sobretodo en las noches. Las noches por si mismas son adictivas y dos adicciones al mismo tiempo es nefasto. Yo acepto una a la vez.

Una vez lo tomamos como algo natural y nos quitaron el azucar. En otra ocasion nos declaramos diabeticos, mentimos inconcientemente para no sentir culpa. La culpa fue la insulina que controlaba los niveles del autosugestionado bienestar. Hacer trampas, entonces, estaba permitido, eramos jovenes, niños y las trampas eran travesuras que nadien hubiese juzgade con otra lupa.

El paraiso fue meloso, pero al final, igual nos echaron. Parece que hay que considerar al camino como el paraiso y lo que nos hace falta. En el camino, la cuota de energia buscada para seguir muriendo, mientras seguimos intentandolo.

Otro mate amargo, para mi, esta noche. Quien quiera uno, esta invitad@. Conversacion gratis.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

yo quiero una charla vespertina ...
recibí la postal, :)
y no te cambies de casa al menos en dos semanas ..
besos

Margot

Simpleza y Libertad...